Home / NOTICIAS / ‘Making a Murderer': 10 razones por las que tienes que ver cómo se fabrica un asesino

‘Making a Murderer': 10 razones por las que tienes que ver cómo se fabrica un asesino

23720054

Es la “serie” del momento y con razón. Netflix estrenó hace un par de meses un extenso documental en su plataforma de diez capítulos que podría haber pasado sin pena ni gloria si no fuera por su llamativo título: ‘Making a murderer’ o lo que es lo mismo, traducido al español, ‘Fabricando un asesino’. Tras semejante nombre se esconde una auténtica joya audiovisual grabada durante 10 años (sí, 10) y que ahora ve la luz para presentarnos una historia ocurrida en un remoto pueblo de Wisconsin tan surrealista como impactante. No te dejará indiferente y si aún sientes dudas, no tienes más que leer las 10 razones que te doy tras el salto. Sígueme.

10 RAZONES PARA VER ‘MAKING A MURDERER’

  • La calidad de montaje y dirección es de 10. Reconozco que cuando me plantearon ver ‘Making a Murderer’, pensé: “¿Diez capítulos para un documental? ¿sobre el mismo tema? ¿estamos locos?”. Cuán equivocada estaba. Ahora no puedo más que arrodillarme ante sus directoras, Laura Ricciardi y Moira Demos, que han estado diez años preparando esta magnífica pieza. Ricciardi y Demos llegaron a vivir en el pueblo del protagonista (Manitowoc) durante un año y medio para preparar a conciencia parte del documental.
  • La duración de los capítulos es perfecta. La serie está tan bien contada que la (más o menos) hora de duración de cada episodio se pasa en un suspiro al tiempo que tienes la sensación de haberte enterado de millones de cosas nuevas sobre el caso. En total son 10 horas de intenso documental pero se disfrutan al completo.

  • El nivel de documentación es excelente. Sus directoras se han encargado de tratar la información de manera detallista -otra cosa es que sea siempre “transparente”, ya que ya hay quien acusa al documental de “proteger” al protagonista y no contar 100% todo. Hay muchos datos y conceptos jurídicos, pero todos quedan increíblemente bien explicados gracias a las intervenciones de sus protagonistas y los documentos mostrados de apoyo.
  • El material audiovisual es un tesoro. No faltan imágenes de ninguna entrevista, recordatorio o testimonio sobre el proceso. Es alucinante el colosal trabajo de recolección que se ha hecho para ofrecer durante los episodios tantísimas imágenes reales –en “bruto”, sus directoras recopilaron 680 horas de grabación. Hay entrevistas con los protagonistas, vídeos de los interrogatorios, de las inspecciones, de los programas de noticias de la época y hasta grabaciones de las muchas llamadas telefónicas que se realizaron durante el proceso.

  • El suspense está asegura en cada capítulo. Sus creadoras se han encargado de cortar cada episodio en el momento perfecto para que tengas y necesites ver el siguiente. De esta forma, se mantiene el suspense y la intriga por saber qué le va a pasar a nuestro protagonista, Steven Avery.
  • Los acontecimientos y decisiones tomadas harán que te tires de los pelos. “¿En serio?” y “No me puedo creer que esto sea verdad” serán las frases más escuchadas en el salón de tu casa desde el momento que empieces a verla.
  • Tendrás sentimientos encontrados en muchos momentos con ciertos personajes. Sentirás pena por algunos a la par que desconcierto; odiarás con todas tus fuerzas a otros. ¿No es genial que una serie nos provoque todo eso?

  • Esta serie ha conseguido reavivar un gran debate en Estados Unidos sobre la debilidad de su sistema judicial. Tal es el caso que el país anda dividido entre la gente que se encuentra a favor y en contra de Avery y hasta se han recogido firmas para solicitar a la Casa Blanca que intervenga, aunque el presidente de los EEUU tuvo que salir del paso indicando que no tiene competencia a nivel estatal.
  • Si quieres sentirte 100% integrado en la sociedad internauta, tienes que ser capaz de entender los numerosísimos memes que existen sobre la serie. Solo así podrás reírte de imágenes como la que tienes a continuación.
  • Por encima de todo lo contado: es una historia real y contemporánea. Todas las imágenes grabadas y mostradas son reales, no hay actores, no hay guión ni nada de lo que ocurre está preparado. Eso hace que todo sea aún más impactante y desconcertante. Te preguntarás cómo es posible que algo así haya ocurrido. Y sí, cuando todo acaba, terminarás pensándolo: tú podrías haber sido Steven Avery.

About @SamuelitoJ

Add Comment Register



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>