Home / NOTICIAS / Cómo conseguir un puestazo cuando no estás cualificado (y sin ser hijo de nadie)

Cómo conseguir un puestazo cuando no estás cualificado (y sin ser hijo de nadie)

Como se suele decir, hay personas con estrella y otras tantas estrelladas y en el mundo laboral las primeras están cada día más presentes. Si has tenido lasuerte de no vivirlo en primera persona, probablemente te lo hayan contado: entra alguien nuevo en tu empresa con un Señor Cargo fantástico, pero no sabe hacer la ‘o’ con un canuto. ¿Cómo habrá conseguido ese puesto si no está cualificado?

En ocasiones la respuesta pasa por conocer cuál es su apellido –casualmente el mismo que el del jefe o amigo íntimo del mismo–, aunque hay otros tantos que simplemente se han sabido vender mejor que el resto de los candidatos y consiguen el puesto, aunque no tengan ni idea de qué significan las siglas del cargo para el que han postulado. Así es como lo hacen, y no es tan difícil.

A cargos inventados, habilidades improvisadas

“Si a menudo lees las ofertas de empleo, habrás visto que los empleadores se han vuelto muy poco realistas en la lista de los títulos que requieren para sus nuevas contrataciones”, comenta Liz Ryan en ‘Forbes’, y razón no le falta. En ocasiones vemos exigencias cuyas siglas parecen escritas a boleo por las empresas. Las empresas no saben ni lo que necesitan, pero el ‘por pedir que no quede’ debe haberse convertido en su máxima.

Como ironiza la experta en un artículo en el que analiza la situación laboral actual, “los anuncios de empleo son delirantes: quieren el sol, la luna y las estrellas. Los empleadores no se dan cuenta de que están poniendo trabas a la gente con verdadero talento con anuncios de empleo tan sobrecargados”. Piden decenios de años de experiencia, se dejan llevar por la ‘titulitis’ y necesitan que sepamos manejar todos los softwares y programas de moda, aunque ellos desconozcan por completo su utilidad.

Dadas las circunstancias, quien más y quien menos, aún siendo conscientes del sinsentido de añadir falsedades a nuestro currículo, exageramos la realidad de nuestras capacidades en una entrevista de trabajo. Pueden creernos o no, eso ya depende de los responsables de Recursos Humanos sobre los que recae la tarea de bajar a la tierra todas esas habilidades, estudios y experiencia personal que los vacantes exponen. Si ellos piden de más, no nos vamos a quedar a las puertas de conseguir un súper trabajo: toca mentir, y algunos lo hacen especialmente bien.

Sí, sí, eres el genio de las 'trolas', pero para demostrar lo bueno que eres mintiendo primero tendrás que conseguir que te reciban. (iStock)

El camino al éxito, sin ser tú nada de eso

El titular no era falso, es posible que nos den un buen trabajo sin tener la mayoría de los títulos que figuran en la oferta. “Para conseguir un puesto para el que no estamos cualificados tenemos que obviar por completo el anuncio en cuestión y ponernos en contacto directamente con el departamento de Recursos Humanos”, aclara la experta, quien recomienda ignorar las instrucciones que hayamos visto en la oferta –como enviar el currículo o carta de presentación a través de un portal web determinado, por ejemplo– y llamar a la empresa directamente para hacerles llegar nuestra candidatura.

Como diría Joaquín Luqui, tú y yo lo sabíamos. Si sigues los pasos convencionales, aunque más sencillos y rápidos, tu currículo irá a parar directamente a la carpeta de ‘spam’ junto con el de las otras 376 personas inscritas en la oferta.

¿Podría hablar con la Señora Mi Futura Jefa?

Ryan insiste en que en el proceso de contactar con la empresa, nos aseguremos de no mandar nuestra candidatura, carta de presentación o lo que sea menester a cualquiera. Es importante asegurarte de que la persona con la que finalmente hables sea el director de personal o quien vaya a ser tu jefe. Si no, tu esfuerzo habrá sido en vano.

No arriesgues a dejarlo todo en manos de quien te conteste el teléfono. A través de redes sociales como LinkedIn o en las propias páginas webs corporativas de las empresas puedes encontrar el email de contacto de quien, muy probablemente, será tu jefe. Una vez llegados a este punto, tienes que estar preparado y conseguir llamar su atención para que decidan contactar contigo.

Estimada empresa: lo estás haciendo mal

Si te ha sonado tan a chino mandarín como la mitad de los requisitos que ves en las ofertas de empleo, toma nota: la ‘Cover Letter’ es la tradicional carta de presentación en la que expones tus habilidades, experiencia profesional y, básicamente, te vendes como candidato óptimo. La Pain Letter’ –algo así como ‘carta de dolor’–, por su parte, es un documento adjunto que se envía junto con el currículo en el que hacemos un análisis sobre la situación de la empresa y cómo creemos que nuestras ideas pueden ser idóneas para aumentar los beneficios, la productividad, el ambiente de trabajo o, si eres un buen estratega, ofrecerles el ‘pack’ completo. En cierto modo, la idea es ‘sacarle los colores‘ al empleador haciéndole ver qué capacidades adicionales al puesto que ofertan serían necesarias mostrando las carencias y problemas que has detectado en el funcionamiento de su negocio tras un exacerbado análisis –o, al menos, eso es lo que tienen que creer–, y, cómo no, proponer las soluciones o remedios que tú sabrías realizar como nadie.

“Así es como conseguirás una entrevista con el director de Recursos Humanos incluso cuando sólo cumples con un 30% de los requisitos que figuran en el anuncio de trabajo”. Importante: mantén el móvil con sonido y estate atento. Te has vendido fenomenal, ahora no les hagas esperar. Recuerda que hay otras 376 personas a las que pueden rescatar de la ‘papelera’ que quizás sí estén cualificadas para el puesto.

About @SamuelitoJ

Add Comment Register



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>